No siempre es fácil ver las cosas positivas, especialmente para los niños. Sin embargo, tener una actitud positiva frente a la vida hace que la solución de problemas sea mucho más fácil. Enseñar a los niños a dar la vuelta a una actitud negativa les ayudará no sólo a ser más felices sino a aprender habilidades que necesitarán el resto de su vida.

1. Acrónimo

Hacer acrónimos es una forma de ayudar a tu hijo a descubrir qué rasgos son comunes en las personas con actitudes positivas.

- Comienza por darle una hoja de papel y pídele que escriba la palabra ACTITUD, verticalmente hacia abajo en el lado izquierdo del papel.

- Durante 10 minutos haga con él una "lluvia de ideas" de todos los rasgos y características que ven en personas con una buena visión de la vida. En este punto, no te preocupes de si los rasgos comienzan con las letras que se encuentran en la palabra "actitud".

- A continuación, pida a su hijo que escriba frases que "encagen" en el acrónimo ACTITUD. Por ejemplo, el papel de su hijo podría decir:

2. Inventario de actitud

Un "inventario de actitud" es como el inventario de una tienda, o el del armario de tu hijo. Refleja lo que hay y lo que no hay en él. La diferencia es que con el "inventario actitud" debe pedirle a su hijo que haga un balance de lo que está y no está presente en las personas con ciertos tipos de actitudes.

Dele a su niño un papel y un lápiz y hágale las siguientes preguntas, una por una vez.

3. Autoconocimiento

Seguramente su hijo habrá ido descubriendo, según contestaba el ejercicio anterior, la importancia de cómo se mira o se reacciona frente a las situaciones para una actitud frente a la vida.

Si culpa a otras personas de sus problemas, va a ser más difícil que adquiera una buena actitud. Esta actividad está diseñada para ayudar a desarrollar el autoconocimiento y ayudar a replantear las cosas para re convertir su actitud.

- Dele a su hijo otra hoja de papel y pídale que la doble en tres partes. Pídale que escriba ,como títulos, tres de las siguientes palabras en un lado del papel y tres en el lado posterior: colegio, amigos, familia, hogar, autoimagen y actividades.

- Ahora pídale que piense en los problemas que tenga en cualquiera de estas áreas. Cuando tenga una idea, debe incluirla en el papel indicado según el tema que sea, en formato de pregunta. Por ejemplo, "¿cómo puedo llevarme mejor con mi hermano?", en lugar de "mi hermano no para de molestarme"

- Una vez que haya identificado los problemas que afectan a su actitud, pídale que se los replantee, que los mire con una actitud positiva, preguntando a sí mismo: